food-additives-

15 May Aditivos Alimentarios a la lupa

Un aditivo alimentario corresponde a una sustancia añadida al alimento, con el objetivo de modificar las características organolépticas (textura, sabor, aspecto) o para facilitar su proceso de elaboración o conservación. No todas las sustancias añadidas a los alimentos son consideradas como aditivos en sí como los aromas por ejemplo; los edulcorantes por otro lado son un tipo de aditivo particular puesto que su función es la sustituir el azúcar.

Su presencia en las etiquetas puede ser mencionada  por la letra E seguida de un número-código que determinará su categoría o también por su propio nombre sin código alguno.

Las diferentes categorías se dividen en:

  • Colorantes: E-100 a E-180
  • Conservantes: E-200 a E-297
  • Antioxidantes: E-300 a E-321
  • Acidificantes: E-325 a E-385
  • Estabilizantes, gelificantes, espesantes: E-400 a E-495
  • Diversos usos: E-500 a E-585
  • Potenciadores del sabor: E-620 a E-650
  • Agentes de recubrimiento: E- 900 a E-914
  • Edulcorantes: E-950 a E-967

No todos los aditivos deben considerarse de la misma manera, gran parte de su inocuidad dependerá de la dosis y de su naturaleza química.

Existe lo que llamamos una “dosis diaria admisible” (IDA) definida por las autoridades lo que debería transmitir al consumidor tranquilidad, pero también da a entender, que si existe un límite de su consumo es porque existe un riesgo de toxicidad…De hecho, jamás se nos ocurriría definir una dosis de consumo limitada en productos naturales como el albaricoque o la manzana (siempre y cuando no hayan sido fumigadas por pesticidas!).

Además, a pesar de que exista el IDA, sigue habiendo en la práctica, la posibilidad de que se exceda el consumo de ciertos alimentos como son las golosinas (conteniendo múltiples colorantes) por los niños, las patatas fritas (colorantes, potenciadores de sabor) tanto por niños como por adultos, incluso una baguette corriente puede contener hasta más de 10 aditivos!

Hoy en día se observa en la población que hay poca variedad en la dieta y un consumo repetido de un mismo producto como por ejemplo, cada día la toma de gaseosas, productos a menudo de la misma marca, las mismas galletas, o platos preparados…Puede que uno de los motivos sea la parte económica pero también se puede tratar de cierta dependencia a ciertos sabores -los aromas- y a ciertos colores y texturas. Detrás de estos aditivos existe una auténtica adicción, un valor muy rebuscado por las industrias alimentarias, lo que se denomina como “fidelización”.

Durante años, las autoridades han permitido el uso del sulfato de cobre para tratar la fruta y verduras, el óxido de hierro para colorear el chocolate, hasta que se percibieron sus efectos dañinos cuando ya era demasiado tarde…

Por lo tanto, tendremos en cuenta ciertos aditivos sospechosos:

  • Colorantes: amaranto E-123, cantaxantina E-161g, eritrosina E-127 y tartracina E-102.
  • Conservantes y antioxidantes: sulfitos E-220 a E-228, nitratos y nitritos E-249 a E-252, benzeno (BHA) E-320 y (BHT) E-321 y galatos E-310 a E-312.
  • Estabilizantes: goma guar E-412, goma arábiga E-414 y los carragenanos E-407.
  • Potenciador del sabor: glutamato monosódico E-621.
  • Edulcorantes: aspartame E-951, la sacarina E- 954 y el acesulfamo K E-950.

Efectos

Los aditivos pueden ser causa del origen de alergias, eccemas, urticaria, asma, edemas, problemas digestivos, náuseas, dolores de cabeza, sensación de malestar hasta incluso cánceres, inmunodeficiencias, esterilidad, fallos renales y hepáticos, daños cerebrales (Alzheimer) e hiperactividad. Esta vulnerabilidad a los aditivos es variable de una persona a otra, dependiendo de la edad, del consumo y del factor genético.

Soluciones

  • Consumir preferiblemente productos biológicos.
  • No tomar alimentos que contengan más de 3 aditivos por alimento. Leer bien las etiquetas antes de comprar.
  • Excluir: los colorantes para los niños, salvo los biológicos (E-153, E-160b, E-170, E-172), y los edulcorantes en general, antioxidantes E-310 a E-312 y el BHA y BHT a lactantes y niños menores de 3 años como mínimo.
  • Excluir a personas que padecen fenilcetonúria, todo alimento que contenga aspartame E-951.
  • Excluir a personas alérgicas a la aspirina todo tipo de alimentos que contengan colorantes como la tartracina E-102, el amarillo anaranjado E-110, la azorrubina E-122, el amaranto E-123 y el rojo cochinilla E-124; también los conservantes ácido benzoico y benzoatos E-210 a E-213.
Anterior
Siguiente
No hay comentarios

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR