caldo de huesos y verduras de aprovechamiento

17 Jun Caldo de huesos y verduras de aprovechamiento

Estamos en la semana del cuidado de nuestra mucosa digestiva e intestinal, y para ello, nada como darse un homenaje con este Caldo de huesos y verduras de aprovechamiento, de gran riqueza remineralizante y de puro aprovechamiento.

A diferencia del Caldo vegano reparador del intestino, éste lo vamos a hacer a fuego muyyyyy lento y junto con un buen vinagre probiótico de manzana sin pasteurizar (o limón) para extraer y que pase al agua, todo el colágeno de los huesos y cartílagos.

Yo uso una olla de cocción lenta «slow cooker» que al ser eléctrica, me permite hacer cocciones lentas de 24 y 48 horas seguidas, sin tener que estar pendiente del fuego, y pudiendo así seguir con mis tareas del día. Una maravilla, pero puedes hacer esta receta con una olla grande y normal, simplemente vigilando con mayor frecuencia el fuego.

Gracias a su contenido en condroitina, glucosamina y en minerales como el calcio y el magnesio, ésta pócima medicinal va a mimar todos nuestros tejidos (piel, cabellos y uñas y mucosas), articulaciones y huesos. También va a favorecer la reparación de todo intestino permeable, irritable y excesivamente poroso, sumando bienestar para nuestras células y bacterias.

Un Caldo de huesos y verduras de aprovechamiento económico y 100% recomendable para quién quiera mimar su epicentro: microbiota intestinal y su hogar.

¿Listos para recuperar la integridad de nuestra gran barrera protectora? Allá vamos…

Ingredientes para el Caldo de huesos y verduras de aprovechamiento

  • 1,5 kg de huesos (de pollo o de ternera de pasto ecológicos)
  • 2 c.soperas de vinagre de manzana sin pasteurizar , o limón en su defecto
  • 2,5- 3 litros de agua (piensa que algo se reducirá)
  • 2 dedales de jengibre fresco
  • 1 puñado de algas wakame
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 hinojo
  • tallos y hojas verdes de aprovechamiento (la parte dura de los espárragos, las hojas de apio, el tallo verde de la cebolleta y del puerro…)- cuantos más, mejor –
  • 1 c.sopera de tomillo seco
  • 5 ramas de cilantro fresco
  • 1/2 nabo fresco

Elaboración

  1. Calentar el horno a 200 grados, y asar los huesos durante unos 40 minutos, hasta que queden bien dorados (así mejorarás el sabor y potenciarás su aroma). Sacar del horno y reservar (aprovecha para disfrutar del tuétano si lo hay). Puedes saltarte este paso si tus huesos proceden de restos de otra receta.
  2. Colocar los huesos en la olla y añadir el resto de ingredientes.
  3. Añadir el agua hasta cubrir las verduras y huesos (piensa que algo se reducirá).
  4. Mezclar bien y dejar reposar unos 10 minutos.
  5. Encender la olla eléctrica en modo cocción high y cuando empiece a hervir, bájalo al modo low. O en una olla normal, déjalo a fuego vivo hasta que rompa a hervir, y luego bájalo a fuego lento.
  6. Una vez se haya reducido el caldo a tu gusto (yo lo dejo entre 24 y 48 horas), colarlo y dejarlo enfriar en un tupper de vidrio.
  7. Llevarlo a la nevera para que la grasa pueda solidificarse y retirarla al día siguiente, es muy fácil.
  8. Ya podemos consumir nuestro caldo enfriado, haya gelatinizado o no, no te preocupes por eso, todo lo bueno estará en cada cucharada.
  9. A disfrutar de día como de noche

¡Reparación intestinal llena de aroma!

caldo de huesos y verduras de aprovechamiento

Anterior
Siguiente
Tags:
2 Comentarios
  • Merce Fabregas
    Publicado a las 07:51h, 18 junio

    ¿Por qué hay que cocer los huesos antes de meterlos a la olla?

  • mareva
    Publicado a las 11:10h, 22 junio

    Hola Mercè, si te fijas en el punto 1 lo explico, es para mejorar el sabor y aroma del caldo 😉
    Espero lo disfrutes!!

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR