Ensalada lentejas

23 Jun Ensalada de Canónigos & Lentejas

Una de las mejores maneras de tomar las legumbres en verano, son en ensaladas :) La combinación de hoja verde, como son los canónigos, con lentejas es ideal en cuanto a su digestión gracias a la acción enzimática de los vegetales crudos, y al equilibrio de pH que se forma entre el carácter acidificante de la legumbre y alcalino de las hortalizas. Para mí, esta ensalada de lentejas y canónigos es una de mis favoritas y un clásico ya en casa…

Las lentejas son fuente de hidratos de carbono de bajo índice glucémico, ricas en hierro, fibra y proteína vegetal, aunque no completa, por lo cual se recomienda añadir frutos secos tipo nueces o semillas de cáñamo, de lino o sésamo (éstas dos últimas, preferiblemente molidas).

¿Como cocinarlas?

La mejor manera es dejándolas en remojo durante toda la noche u 8 horas mínimo con un chorrito de limón, colarlas y cocerlas (para reducir los posibles gases, añade en el agua de cocción 1 c.sopera de alga kombu y 1 c.sopera de hinojo, anís y/comino). De esta manera se reduce el efecto de sus anti-nutrientes como son el ácido fítico, los inhibidores de proteasas y los oxalatos que impiden la absorción de vitaminas y minerales como el calcio, zinc o magnesio, así como de las proteínas. Aún más efectivo, es el germinarlas durante unos 3-5 días previos a su cocción, y reducir así casi la totalidad sus anti-nutrientes.

Si no tienes tiempo o siempre te olvidas de hacer el remojo, el plan B sería comprarlas ecológicas de bote de vidrio, hervirlas unos diez minutos junto , y luego, dejarlas enfriar para luego echarlas en la ensalada.

De hecho, las legumbres enfriadas tras su cocción, son fantásticas como prebióticos por ser de tipo almidón-resistente, es decir, que al no poder digerirse su almidón (igual que la patata), conseguimos una gran fuente de alimento para nuestra flora intestinal, puro beneficio!

Y antes de pasar a la receta, déjame simplemente que te haga una última recomendación: añade en el aliño un chorrito de limón rico en vitamina C para mejorar la absorción del hierro de las lentejas y de vinagre de manzana sin destilar ni pasteurizar para acabar de tener una digestión “pluscuamperfecta” :)

Y ahora, pasemos a la acción!

Utensilios

-Mandolina

-Opcional: molde redondo de acero inoxidable

Ingredientes para 2 personas

  • 6 puñados de canónigos
  • 1 taza de lentejas crudas
  • 1 c.sopera de kombu en remojo
  • media tira de apio
  • 4 rabanitos
  • 2 zanahorias peladas
  •  media cebolleta
  • 8 nueces
  • opcional: hojas de menta fresca

Elaboración

  1. Tras el remojo de las legumbres, cocerlas a fuego medio con el alga kombu y las hierbas durante 15-20 minutos.
  2. Mientras tanto, laminar el apio, los rabanitos, cebolleta y zanahorias.
  3. Escurrir las lentejas y algas, retirar las hierbas y trocear las algas. Reservar en un bol.
  4.  Juntar y mezclar todos los ingredientes junto con las nueces, y hojas de menta si se desea para darle más frescor, clorofila y mejorar la digestión

Aliño: 3 c.sopera de aceite de colza o de oliva de primera presion en frío, chorrito de limón o vinagre, sal del Himalaya o sin refinar, pimienta y jengibre fresco rallado.

Para la presentación, yo suelo usar un molde redondo y formar la ensalada como a capas, pero es totalmente opcional, aunque ya sabes que la digestión empieza por la vistaaaa, jeje 😉

Que aproveche!

Anterior
Siguiente
Tags:
No hay comentarios

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR