cítricos-coles

07 Dic Cítricos y Coles en Invierno al poder

En invierno, que no falten los cítricos y coles ! A la hora de ir a comprar y alimentarnos bien, es importante buscar y contar con lo mejor que nos ofrece la naturaleza. Si potenciamos los alimentos frescos, los de verdad, locales y de temporada, no nos equivocaremos.

Los Cítricos

Fuente legendaria de vitamina C, su consumo ayuda a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular gracias a la hesperidina, de cálculos renales e infecciones de todo tipo. Son frutas antibacterianas, desintoxicantes y antioxidantes , además de mejorar la fabricación del colágeno de nuestros tejidos. A destacar la lima, limaquat y limón, por su poder alcalinizante y alto nivel de citrato a diferencia del resto de ellos, como son el pomelo, las naranjas y mandarinas de carácter más acidificante y anti-inflamatorias.

Todos ellos mejoran la asimilación del hierro no hemo, por lo que es muy recomendable rociar las verduras de hoja verde con un chorrito de alguno de ellos, en forma de aliño o maceración.

Se pueden tomar en ensaladas, en zumo o batido con vegetales, en infusiones, aguas saborizadas o caldos vegetales. Su piel repleta de limonoides, puede rallarse y usar en bizcochos o dulces veganos aportando ligereza y equilibrio al sabor dulce, así como al salado de las algas o al amargo de las crucíferas o alcachofas. Para poder conservarlos más tiempo en casa, podemos hacer maravillosas mermeladas, chutneys o compotas, en combinación con frutas más dulces como el mango o plátano.

Las Crucíferas (família de coles)

Las propiedades medicinales a destacar son sus acciones antioxidantes, anti-cáncer  y potenciadoras de la inmunidad.

Son alimentos estrella frente al cáncer gracias a su contenido en vitamina C y al indol-3-carbinol, sustancia reparadora del ADN, muy característica del brócoli.  Al igual que la coliflor, se pueden consumir crudos, rallados y hacer deliciosos cuscús crudiveganos o sabrosos pestos para nuestros platos de pasta.

Sus compuestos azufrados, constituyen un auténtico aliado de belleza para la piel y buen funcionamiento hepático. Su alto contenido en clorofila nos proporciona vitalidad y alcalinidad, incluso las más pequeñas como pueden ser las coles de Bruselas, son una auténtica concentración de hierro y proteínas vegetales!

Rica en calcio, hierro y omega 3, la col rizada kale es anti-inflamatoria y mantiene el equilibrio hormonal, cardiovascular y la salud de nuestros huesos. Podemos consumir sus hojas en versión chips, o cocidas al vapor e incluso crudas en ensalada, retirando y reservando su tronco para cremas o batidos.

La col se puede consumir también fermentada, llamada chucrut, en el que se aporta una carga probiótica, ideal para repoblar nuestros intestinos.

Como peculiaridad, la col blanca contiene vitamina U, llamada también ácido menínico, empleada en tratamientos de úlceras y anemias , y sus hojas grandes son idóneas para elaborar rollitos vegetales rellenos de trigo sarraceno o legumbres. La col lombarda es rica en antocianinas y nos ofrece unas 6 veces más de vitamina C que las demás, de allí el interés de tomarla rallada y cruda o en licuados vegetales, con apio y algo de fruta.

Para un invierno saludable, la clave está en ir aprovechando todo este tipo de coles y cítricos llenos de sabor, versátiles y medicinales cuando más los necesitamos.

Anterior
Siguiente
No hay comentarios

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR