knowledge-1052014_1920

21 Mar Menos saber y más SER

Equilibrio, esa es la cuestión.

Vivimos en una época en la que la información tiene un papel principal en nuestras vidas, y con internet ha ido claramente en aumento. Y es cierto que para poder tomar decisiones es primordial ante todo saber e informarse todo lo que uno pueda, no me malinterpretéis, soy la primera en siempre recomendaros buscar fuentes e información de calidad sea en el campo nutricional como en cualquier otro pero cuidado… Porque al final lo que veo que sucede año tras año es que se sabe mucho, a veces hasta “mucho de nada”, pero lo que es más preocupante, es que se practica poco lo mucho que se sabe…

De hecho se premia demasiado en nuestra sociedad el conocimiento, el “cuanto sabe” uno u otro.

¿Y para qué, de qué me sirve saber un montón si es para luego no llevarlo a la práctica? Todo lo leído y aprendido se queda entonces en el intelecto mientras se adormece mi cuerpo físico y emocional. Y eso no es equilibrio, es al final, una “sobredosificación mental” y un “déficit experimental”.

¿A caso no es la experiencia, el vivir el proceso de algo que nos sirve de aprendizaje en la vida?

Pensamos estar en una sociedad ultra sofisticada con todo lo que sabemos, cuantos más datos mejor, y cuantas más fuentes mejor aún! ¿Pero a qué coste? Si un día sigue teniendo 24 horas, las mismas que hace 20, 50 y 100 años, como queda repartido el tiempo de aprendizaje teórico que absorbemos a través de la prensa, los libros, los cursos, la televisión, internet , junto con el aprendizaje práctico?

¿En qué porcentaje queda la experiencia? Posiblemente en un 20-30% frente a un 70-80% de teoría, esa es la realidad… Y al final para qué?

El objetivo, el fin de saber más es para que la práctica sea aún mejor, porque es de la práctica que surgen los cambios, las transformaciones. Si la información es poderosa, pasar a la acción lo es aún más.

Y si queremos cambiar de hábitos de vida, mejorar nuestra alimentación, cuidarnos desde dentro hacia fuera para vivir una vida más plena, equilibrada y saludable, habrá que aumentar ese porcentaje de práctica en nuestros día a día, no crees?

Así que coge la agenda y hazte un planning semanal en el que la parte de práctica figure de manera equilibrada frente al resto porque va a darte mejores resultados y serás más feliz tal vez sabiendo menos, pero haciendo, practicando más. Vivir el cambio, es lo que te beneficia, es lo que hace que mejore tu calidad de vida, tu bienestar, tu felicidad.

Prioriza, sé realista con tus objetivos y verás como el cambio llega antes, y además, con más ganas, más placer, de manera más orgánica y menos forzada.

Menos contaminación mental es sinónimo de más energía disponible para Hacer y en definitiva, para SER.

Así que adelante, cultivemos más el SER y practiquemos juntos la Happy Food Therapy :)

 

Anterior
Siguiente
No hay comentarios

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR