Referencias del libro Happy Food Therapy

Happy Food Therapy referencias

REFERENCIAS adicionales de mi libro HAPPY FOOD THERAPY

Parte I, el AUTOCONOCIMIENTO:

«Relaxation techniques: Breath control helps quell errant stress response» (2020), en https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/relaxation-techniques-breath-control-helps-quell-errant-stress-response

AAGAARD, K., et al. (2014): «The Placenta Harbors a Unique Microbiome», en https://stm.sciencemag.org/content/6/237/237ra65

ABRAHAM, C. y CHO, J. H. (2009): «Inflammatory Bowel Disease», en https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMra0804647

ALGER, S. J. (2015): «Behavioral Trasplants», en https://www.nature.com/scitable/blog/accumulating-glitches/behavioral_transplants/

ANAND, S. y MANDE, S. S. (2018): «Diet, Microbiota and Gut-Lung Connection», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6156521/

ARUMUGAM, M. et al. (2011): «Enterotypes of the human gut microbiome», en https://www.nature.com/articles/nature09944

AZAN, G. et al. (2011): «Evidence for neural progenitor cells in the human adult enteric nervous system», en https://rd.springer.com/article/10.1007/s00441-011-1130-9

BÄCKHED, F. et al. (2004): «The gut microbiota as an environmental factor that regulates fat storage», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15505215/

BAKER, J. M., AL-NAKKASH, L. y HERBST-KRALOVETZ, M. (2017): «Estrogen-gut microbiome axis: Physiological and clinical implications», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28778332/

BERK, M et al. (2013): «So depression is an inflammatory disease, but where does the inflammation come from?», en https://bmcmedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/1741-7015-11-200

BERTONI, A. G. et al. (2010): «Inflammation and the incidence of type 2 diabetes: the Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA)», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20097779/

BIASUCCI, G. et al. (2010): «Mode of devlivery affects the bacterial community in the newborn gut», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20133091/

BOWE, W. P. y LOGAN, A. C. (2011): «Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis – back to the future?», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3038963/

BRAVO, J. A. et al. (2011): «Ingestion of Lactobacillus strain regulates emotional behavior and central GABA receptor expression in a mouse via the vagus nerve», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21876150/

BULLMORE, E. (2018): «Inflamed depression», en https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(18)32356-0/fulltext?dgcid=raven_jbs_etoc_email

BURES, J. et al. (2010): «Small intestinal bacterial overgrowth síndrome», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2890937/

CAO, X., LIN, P., JIANG, P. y LI, C. (2013): « Characteristics of the gastrointestinal microbiome in children with autism spectrum disorder: a systematic review», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24991177/

CORCORAN, C. D. et al. (2018): «Vagus nerve stimulation in chronic treatment-resistant depression», en https://www.cambridge.org/core/journals/the-british-journal-of-psychiatry/article/vagus-nerve-stimulation-in-chronic-treatmentresistant-depression/C4C5073ED6D265283D40F273F1944E25

COTILLARD, A. et al. (2013): «Dietary intervention impact on gut microbial gene richness», en https://www.nature.com/articles/nature12480

CHUANG, J. et al. (2011): «Ghrelin mediates stress-induced food-reward behavior in mice», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21701068/

D’ARGENIO, V. (2018): «The Prenatal Microbiome: A New Player for Human Health», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6306741/

DAÏEN, C. I. et al. (2017): «Detrimental Impact of Microbiota-Accessible Carbohydrate-Deprived Diet on Gut and Immune Homeostasis: An Overview», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5427073/

DANEMAN, R. y RESCIGNO, M. (2009): «The Gut Immune Barrier and the Blood-Brain Barrier: Are They So Different?», en https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1074761309004245

DAO, M. C. et al. (2014): «Akkermansia muciniphila and improved mestabolic health during a dietary intervention in obesity: realtionship with gut microbiome richness and ecology», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26100928/

DHAR, D. y MOHANTY, A. (2020): «Gut microbiota and Covid-19 possible link and implications», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7217790/

DOMÍNGUEZ-BELLO, M. G. et al. (2010): «Delivery mode shapes the acquisition and structure of the initial microbiota across multiple body hábitats in newborns, en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20566857/

DOWLATI, Y. et al. (2010): «A meta-analysis of cytokines in major depression», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20015486/

ENAUD, R. et al. (2020): «The Gut-Lung Axis in Health and Respiratory Diseases: A Place for Inter-Organ and Inter-Kingdom Crosstalks», en https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fcimb.2020.00009/full

EVRENSEL, A. y CEYLAN, M. E. (2015): «The Gut-Brain Axis: The Missing Link in Depression», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4662178/

FASANO, T. N. et al. (2000): «Zonulin, a newly discovered modulator of intestinal permeability, and its expresión in coeliac disease», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/10801176/

FERNÁNDEZ, L. et al. (2013): «The human milk microbiota: Origin and potential roles in health and disease», en https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S104366181200165X#fig0025

FICHTER, M. et al. (2011): «Breast mil contains relevant neurotrophic factors and cytokines for enteric nervous system development», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21809438/

FILIPPO, C. DE et al. (2010): «Impact of diet in shaping gut microbiota revealed by a comparative study in children from Europe and rural Africa», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20679230/

FORSYTH, C. B. et al. (2011): «Increased intestinal permeability correlates with sigmoid mucosa alpha-synuclein staining and endotoxin exposure markers in early Parkinson’s disease», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22145021/

GRICE, E. A. y SEGRE, J. A. (2012): «The Human Microbiome: Our Second Genome», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3518434/

GUARNER, F. (2007): «Papel de la flora intestinal en la salud y en la enfermedad», en http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v22s2/fisiologia2.pdf

HEMARAJATA, P. y VERSALOVIC, J. (2013): «Effects of probiotics on gut microbiota: mechanisms of intestinal immunomodulation and neuromodulation», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3539293/

HIJAZI, Z. et al. (2004): «Intestinal permeability is increased in bronchial asthma», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/14977697/

HOUSER, M. C. y TANSEY, M. G. (2017): «The gut-brrain axis: is intestinal inflammation a silent driver of Parkinson’s disease pathogenesis?», en https://www.nature.com/articles/s41531-016-0002-0

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0168170220304603?via%3Dihub

HUMBERT, P. et al. (1991): «Intestinal permeability in patients with psoriasis», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1911568/

KANG, D. et al. (2017): «Microbiota Transfer Therapy alters gut ecosystem and improves gastrointestinal and autism symptoms: an open-label study», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5264285/

KENDALL-TACKETT, K. (2007): « A new paradigm for depression in new mothers: the central role of inflammation and how breastfeeding and anti-inflammatory treatments protect maternal mental health», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1855049/?tool=pmcentrez

LACASSE, J. R y LEO, J. (2005): «Serotonin and Depression: A Disconnect between the Advertisements and the Scientific Literature», en https://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.0020392

LE CHATELIER, E. et al. (2013): «Richness of human gut microbiome correlates with metabolic markers», en https://www.nature.com/articles/nature12506

LEWIS, S. J. y HEATON, K. W. (1997): «Stool form scale as a useful guide to intestinal transit time», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/9299672/

LEY, R. E. et al. (2005): «Obesity alters gut microbial ecology», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16033867/

LIU, Y., HO, R. C. y MARK, A. (2012): «Interleukin (IL)-6, tumour necrosis factor alpha (TNF-α) and soluble interleukin-2 receptors (sIL-2R) are elevated in patients with major depressive disorder: a meta-analysis and meta-regression», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21872339/

LO, L. et al. (2013): «Tongue Diagnosis of Traditional Chinese Medicine for Rheumatoid Arthritis», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3847431/

MACFARLANE, G. T. y MACFARLANE, S. (2012): «Bacteria, colonic fermentation, and gastrointestinal health», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22468341/

MACHIELS, K. et al. (2014): «A decrease of the butyrate-producing species Roseburia hominis and Faecalibacterium prausnitzii defines dysbiosis in patients with ulcerative colitis», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24021287/

MAES, M., MIHAYLOVA, I. y LEUNIS J. C. (2007): «Increased serum IgA and IgM against LPS of enterobacteria in chronic fatigue syndrome (CFS): indication for the involvement of gram-negative enterobacteria in the etiology of CFS and for the presence of an increased gut-intestinal permeability», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17007934/

MAISONNEUVE, C. (2013): «Healthy Breathing For the Mind, Body, and Gut», en https://badgut.org/information-centre/a-z-digestive-topics/healthy-breathing/

MARCOBAL, A. et al. (2011): «Bacteroides in the infant gut consume milk oligosaccharieds via mucus-utilization pathways», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22036470/

MILLER, A. H. y RAISON, C. L. (2016): «The role of inflammation in depression: from evolutionary imperative to modern treatment target», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26711676/

NEU, J. y RUSHING, J. (2011): «Cesarean versus Vaginal Delivery: Long term infant outcomes and Hygiene Hypothesis», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3110651/

O’MAHONY, L. et al. (2004): «Lactobacillus and bifidobacterium in irritable bowel syndrome: symptom responsees and relationship to cytokine profiles», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15765388/

OUDENHOVE, L. VAN et al. (2011): «Fatty acid-induced gut-brain signaling attenuates neural and behavioral effects of sad emotion in humans», en https://www.jci.org/articles/view/46380

PÉREZ DE HEREDIA, F., GÓMEZ-MARTÍNEZ, S. y MARCOS, A. (2012): «Obesity, inflammation and the immune system», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22429824/

PETERSSON, J. et al. (2011): «Importance and regulation of the colonic mucus barrier in a mouse model of colitis», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21109593/

PETROF, E. O. et al. (2013): «Stool substitute transplant therapy for the eradication of Clostridium difficile infection: ‘RePOOPulating’ the gut», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24467987/

PITLIK, S. D. y KOREN, O. (2017): « How holobionts get sick—toward a unifying scheme of disease», en https://microbiomejournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/s40168-017-0281-7

POWLEY, T. L. y PHILLIPS, R. J. (2002): «Morphology and topography of vagal afferents innervating the GI tract», en https://journals.physiology.org/doi/full/10.1152/ajpgi.00249.2002

QIN, J. et al. (2010): «A human gut microbial gene catalog established by metagenomic sequencing», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3779803/

RAMIRO-PUIG, E. et al. (2008): «El intestino: pieza clave del sistema inmunitario», en http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082008000100006

REICHENBERG, A. et al. (2001): «Cytokine-associated emotional and cognitive disturbances in humans», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11343523/

ROCHA, M. A. y BAGATIN, E. (2017): «Skin barrier and microbiome in acne», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29147769/

ROGERS, G. B. et al. (2016): «From gut dysbiosis to altered brain function and mental illness: mechanisms and pathways», en https://www.nature.com/articles/mp201650

ROSE, C. A., JEFFERSON, B. y CARTMELL, E. (2015): «The Characterization of Feces and Urine: A Review of the Literature to Inform Advanced Treatment Technology», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4500995/

RUIZ ÁLVAREZ, V., PUIG PEÑA, Y. y RODRÍGUEZ ACOSTA, M. (2010): «Microbiota intestinal, sistema inmune y obesidad», en http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03002010000300007

SHIVAPPA, N. et al. (2018): «The relationship between the dietary inflammatory index (DII®) and incident depressive symptoms: A longitudinal cohort study», en https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0165032717325922

SIKKIROV, D. (2003): «Comparision of straining during defecation in three positions: results and implications for human health», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12870773/

SMITH, P. M. et al. (2013): «The microbial metabolites, short-chain fatty acids, regulate colonic Treg cell homeostasis, en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23828891/

SOKOL, H. al. (2008): «Faecalibacterium prausnitzii is an anti-inflammatory commensal bacterium identified by gut microbiota análisis of Crohn disease patients», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18936492/

SPENCER, N. J. et al. (2018): «Identification of a Rhythmic Firing Pattern in the Enteric Nervous System That Generates Rhythmic Electrical Activity in Smooth Muscle», en https://www.jneurosci.org/content/38/24/5507

TALLON-BAUDRY, C. et al. (2018): «The neural monitoring of visceral inputs, rather than attention, accounts for first-person perspective in conscious visión», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28651745/

TREMAROLI, V. y BÄCKHED, F. (2012): «Functional interactions between the gut microbiota and host metabolism», en https://www.nature.com/articles/nature11552

VIAUD, S. et al. (2013): «The intestinal microbiota modulates the anticáncer immune effects of cyclophosphamide», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24264990/

VISSER, J. et al. (2009): «Tight junctions, intestinal permeability, and autoimmunity: celiac disease and type 1 diabetes paradigms», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19538307/

WILCK, N. et al. (2017): «Salt-responsive gut commensal modulates TH17 axis and disease», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6070150/

WINTER, G. et al. (2018): «Gut microbiome and depression: what we know and what we need to know», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29397391/

WOOD, J. D. et al. (2012): «Anti-Enteric Neuronal Antibodies and the Irritable Bowel Syndrome», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3271258/

YADAV, V. K. et al. (2008): «Lrp5 Controls Bone Formation by Inhibiting Serotonin Synthesis in the Duodenum», en https://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(08)01255-5

YATSUNENKO, T. et al. (2012): «Human gut microbiome viewed across age and geography», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22699611/

YUAN, C. et al. (2016): «Association Between Cesarean Birth and Risk of Obesity in Childhood, Adolescence, and Early Adulthood», en https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2548440

ZALESKI, A., BANASZKIEWICZ, A. y WALKOWIAK, J. (2013): «Butyric acid in irritable bowel síndrome», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4027835/

ZEYDA, M. y STULNIG, T. M. (2009): «Obesity, Inflammation, and Insulin Resistance – A Mini-Review», en https://www.karger.com/Article/Abstract/212758

Parte II, la BUENA HIGIENE:

«Nouveau rapport sur les résidus de pesticides dans les fruits et légumes» (2019), en https://www.generations-futures.fr/actualites/residus-de-pesticides-2019/

ALI, T. et al. (2013): «Sleep, immunity and inflammation in gastrointestinal disorders», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3882397/

ALONSO, C. et al. (2008): «Maladaptive intestinal epithelial responses to life stress may predispose healthy women to gut mucosal inflammation», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18455999/

ATKINSON, A. et al. (2004): «Food elimination based on IgG antibodies in irritable bowel syndrome: a randomised controlled trial», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15361495/

BARAŃSKI, M. et al. (2017): «Effects of organic food consumption on human health; the jury is still out!», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5345585/

BAXTER, N. T. et al. (2019): «Dynamics of Human Gut Microbiota and Short-Chain Fatty Acids in Response to Dietary Interventions with Three Fermentable Fibers», en https://mbio.asm.org/content/10/1/e02566-18

BRATMAN, G. N. et al. (2015): «The benefits of nature experience: Improved affect and cognition», en https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0169204615000286

BRAVO, J. A. et al. (2011): «Ingestion of Lactobacillus strain regulates emotional behavior and central GABA receptor expression in a mouse via the vagus nerve», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21876150/

CANANI, R. B. et al. (2011): «Potential beneficial effects of butyrate in intestinal and extraintestinal diseases», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3070119/

CANANI, R. B., COSTANZO, M. DI y LEONE, L. (2012): «The epigenetic effects of butyrate: potential therapeutic implications for clinical practice», en https://clinicalepigeneticsjournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/1868-7083-4-4

CLARKE, S. F. et al. (2014): «Exercise and associated dietary extremes impact on gut microbial diversity», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25021423/

COOPER, R. (2015): «Re-discovering ancient wheat varieties as functional foods», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4488568/

CHAINANI-WU, N. (2003): «Safety and anti-inflammatory activity of curcumin: a component of tumeric (Curcuma longa)», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12676044/

CHASSAING, B. et al. (2015): «Dietary emulsifiers impact the mouse gut microbiota promoting colitis and metabolic síndrome», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25731162/

CHEN, Q. L. et al. (2016): «Tooth loss is associated with increased risk of esophageal cancer: evidence from a meta-analysis with dose-response análisis», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4705514/

CHRYSOHOOU, C. et al. (2010): «Fish Consumption Moderates Depressive Symptomatology in Elderly Men and Women from the IKARIA Study», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21197433/

CHUANG, J. C. et al. (2011): «Ghrelin mediates stress-induced food-reward behavior in mice», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21701068/

DEL FIOL, F. S. et al. (2018): «Obesity: A New Adverse Effect of Antibiotics?», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30559670/

DOBBIN, J. P. et al. (1991): «Cytokine production and lymphocyte transformation during stress», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1777728/

EAT-LANCET COMMISSION: «The EAT-Lancet Commission on Food, Planet, Health» (s. f.), en https://eatforum.org/eat-lancet-commission/

GALLEY, J. D. et al. (2014): «Exposure to a social stressor disrupts the community structure of the colonic mucosa-associated microbiota», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25028050/

GOSNEY, M. A et al. (2008): «Effect of micronutrient supplementation on mood in nursing home residents», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18463429/

GOYAL, M. et al. (2014): «Meditation Programs for Psychological Stress and Well-being: A Systematic Review and Meta-analysis», en

GU, Q. y Li, P. (2016): «Biosynthesis of Vitamins by Probiotic Bacteria», en https://www.intechopen.com/books/probiotics-and-prebiotics-in-human-nutrition-and-health/biosynthesis-of-vitamins-by-probiotic-bacteria

HAMAZAKI, K. et al. (2015): «Fish consumption and depressive symptoms in undergraduate students: A cross-sectional análisis», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26495907/

HARVARD MEDICAL SCHOOL (2018): «Food and mood: Is there a connection?», en https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/food-and-mood-is-there-a-connection?utm_source=delivra&utm_medium=email&utm_campaign=GB20180613-Depression&utm_id=943816&dlv-ga-memberid=32377680&mid=32377680&ml=943816

HAWKLEY, L. C. y CACIOPPO, J. (2003): «Loneliness and pathways to disease», en https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0889159102000739

HIDAKA, B. H. (2012): «Depression as a disease of modernity: explanations for increasing prevalence», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3330161/

HILLEMACHER, T. et al. (2018): «Alcohol, microbiome, and their effect on psychiatric disorders», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29705711/

HOLT, E. M. et al. (2009): «Fruit and vegetable consumption and its relation to markers of inflammation and oxidative stress in adolescents», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19248856/

HOLT-LUNSTAD, J., SMITH, T. B. y LAYTON, J. B. (2010): «Social Relationships and Mortality Risk: A Meta-analytic Review», en https://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1000316

HOLLON, J. et al. (2015): «Effect of gliadin on permeability of intestinal biopsy explants from celiac disease patients and patients with non-celiac gluten sensitivity», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25734566/

https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/1809754

JACKA, F. N. et al. (2010): «Association of Western and traditional diets with depression and anxiety in women», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20048020/

JIANG, Y. et al. (2014): «Cruciferous vegetable intake is inversely correlated with circulating levels of proinflammatory markers in women», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24630682/

JIRILLO, E., JIRILLO, F. y MAGRONE, T. (2012): «Healthy effects exerted by prebiotics, probiotics, and symbiotics with special reference to their impact on the immune system», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23258401/

JOHANSSON, M. E. V. et al. (2014): «Bacteria penetrate the normally impenetrable inner colon mucus layer in both murine colitis models and patients with ulcerative colitis», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23426893/

JOHNSON, E. L. et al. (2016): «Microbiome and metabolic disease: revisiting the bacterial phylum Bacteroidetes», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5187364/

KILIAN, M. et al. (2016): «The oral microbiome – an update for oral healthcare professionals», en https://www.nature.com/articles/sj.bdj.2016.865

KIM, J. y AMAR, S. (2006): «Periodontal disease and systemic conditions: a bidirectional relationship», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2443711/

LEE, Y. K. et al. (2011): «Proinflammatory T-cell responses to gut microbiota promote experimental autoimmune encephalomyelitis», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20660719/

LUCAS, L., RUSSELL, A. y KEAST, R. (2017): «Molecular mechanisms of inflammation. Anti-inflammatory benefits of virgin olive oil and the phenolic compound oleocanthal», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21443487/

MARKEVYCH, I. et al. (2014): «Access to urban green spaces and behavioural problems in children: Results from the GINIplus and LISAplus studies», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24953038/

MASHHADI, N. S. et al. (2013): «Anti-Oxidative and Anti-Inflammatory Effects of Ginger in Health and Physical Activity: Review of Current Evidence», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3665023/

MENNI, C. et al. (2017): «Omega-3 fatty acids correlate with gut microbiome diversity and production of N-carbamylglutamate in middle aged and elderly women», en https://www.nature.com/articles/s41598-017-10382-2

MIE, A. et al. (2017): «Human health implications of organic food and organic agriculture: a comprehensive review», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5658984/

MORGAN, R. E. et al. (1993): «Plasma cholesterol and depressive symptoms in older men», en https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PII0140-6736(93)92556-9/fulltext

MOROWITZ, M., CARLISLE, E. y ALVERDY, J. C. (2011): «Contributions of Intestinal Bacteria to Nutrition and Metabolism in the Critically III», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3144392/

MOZAFFARIAN, D. et al. (2004): «Dietary intake of trans fatty acids and systemic inflammation in women», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15051604/

MULLINGTON, J. M. et al. (2010): «Sleep Loss and Inflammation», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3548567/

NAKANISHI, Y. et al. (2008): «Monosodium glutamate (MSG): a villain and promoter of liver inflammation and dysplasia», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18178378/

NEIS, E., DEJONG, C. y RENSEN, S. S. (2015): «The Role of Microbial Amino Acid Metabolism in Host Metabolism», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4425181/

O’MAHONY, L. et al. (2005): «Lactobacillus and bifidobacterium in irritable bowel syndrome: symptom responses and relationship to cytokine profiles», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15765388/

O’HARA, A. M. y SHANAHAN, F. (2006): «The gut flora as a forgotten organ», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1500832/

PAYNE, M. E. et al. (2012): «Fruit, vegetable, and antioxidant intakes are lower in older adults with depression», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23174689/

PETERS, S. L. et al. (2014): «Randomised clinical trial: gluten may cause depression in subjects with non-coeliac gluten sensitivity – an exploratory clinical study», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24689456/

RAISON, C. L et al. (2010): «Inflammation, Sanitation, and Consternation: Loss of Contact With Coevolved, Tolerogenic Microorganisms and the Pathophysiology and Treatment of Major Depression», en https://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/article-abstract/210955

RIAL, S. A. et al. (2016): «Gut Microbiota and Metabolic Health: The Potential Beneficial Effects of a Medium Chain Triglyceride Diet in Obese Individuals», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4882694/

ROGERS, M. A. M. y ARONOFF, D. M. (2016): «The influence of non-steroidal anti-inflammatory drugs on the gut microbiome», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26482265/

SARKAR, A. et al. (2016): «Psychobiotics and the Manipulation of Bacteria-Gut-Brain Signals», en https://www.cell.com/trends/neurosciences/fulltext/S0166-2236(16)30113-8?rss=yes

SELMI, C. et al. (2006): «The anti-inflammatory properties of cocoa flavanols», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16794453/

SIGTHORSSON, G. et al. (1998): «Intestinal permeability and inflammation in patients on NSAIDs», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1727292/

SINGH, A. y PUROHIT, B. (2011): «Tooth brushing, oil pulling and tissue regeneration: A review of holistic approaches to oral health», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3131773/

SINGH, R. K. y ISHIKAWA, S. (2016): «Food Additive P-80 Impacts Mouse Gut Microbiota Promoting Intestinal Inflammation, Obesity and Liver Dysfunction», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4944853/

SMITH, P. M. et al. (2013): «The microbial metabolites, short-chain fatty acids, regulate colonic Treg cell homeostasis», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23828891/

SØRENSEN, L. B. et al. (2005): «Effect of sucrose on inflammatory markers in overweight humans», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16087988/

SPREADBURY, I. (2012): «Comparison with ancestral diets suggests dense acellular carbohydrates promote an inflammatory microbiota, and may be the primary dietary cause of leptin resistance and obesity», en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3402009/

STEENBERGEN, L. et al. (2015): «A randomized controlled trial to test the effect of multispecies probiotics on cognitive reactivity to sad mood», en https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0889159115000884

STEPTOE, A. et al. (2004): «Loneliness and neuroendocrine, cardiovascular, and inflammatory stress responses in middle-aged men and women», en https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0306453003000866

STRAUSBAUGH, H., DALLMAN, M. F. y LEVINE, J. D. (1999): «Repeated, but not acute, stress suppresses inflammatory plasma extravasation», en https://www.pnas.org/content/96/25/14629.short

SUEZ, J., SHAPIRO, H. y ELINAV, E. (2016): «Role of the microbiome in the normal and aberrant glycemic response», en https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352939316000026

TOLKIEN, K., BRADBURN, S. y MURGATROYD, C. (2019): «An anti-inflammatory diet as a potential intervention for depressive disorders: A systematic review and meta-analysis», en https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0261561418325408

TSUNO, M., BESSET, A. y RITCHIE, K. (s. f.): «Sleep and Depression», en https://www.psychiatrist.com/jcp/neurologic/neurology/sleep-depression/

VAZIRI, N. D. et al. (2014): «High amylose resistant starch diet ameliorates oxidative stress, inflammation, and progression of chronic kidney disease», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25490712/

VYSAKH, A. et al. (2014): «Polyphenolics isolated from virgin coconut oil inhibits adjuvant induced arthritis in rats through antioxidant and anti-inflammatory action», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24613207/

WILCK, N. et al. (2017): «Salt-responsive gut commensal modulates TH17 axis and disease», en https://www.nature.com/articles/nature24628

YANG, H. et al. (2018): «A common antimicrobial additive increases colonic inflammation and colitis-associated colon tumorigenesis in mice», en https://stm.sciencemag.org/content/10/443/eaan4116

YOSHIKAWA, K. et al. (2017): «Psychological stress exacerbates NSAID-induced small bowel injury by inducing changes in intestinal microbiota and permeability via glucocorticoid receptor signaling», en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27075753/

¡Feliz lectura!

Happy Food Therapy portada libro 3D plano




Cosmética Natural, alimento para tu Piel

cosmética natural

La Cosmética Natural es alimento, desde fuera hacia dentro, para nuestra piel. Está cada vez más presente en nuestros hogares, sobre todo aquellos que toman conciencia de la importancia que tiene una alimentación afín y respetuosa a nuestras células y planeta.

Es lógico pensar que si cuidamos lo que comemos, y apostamos por una alimentación de calidad y afín a nosotros, también queramos hacer lo mismo con lo que nos aplicamos en la piel. De hecho, se nota que ha habido una concienciación al respecto, y encontramos a día de hoy, tal abundancia de productos de cosmética natural y ecológica a nuestro alcance, que también puede llevar a cierta confusión…

Déjame hacerte un recordatorio sobre nuestra Piel. Ella es un órgano que nos protege (y aisla) de lo de fuera, e informa de lo que sucede dentro del cuerpo a través de su aspecto y posibles reacciones. De hecho, nos habla mucho de nuestra salud digestiva! Nuestro tracto digestivo está recubierto de mucosa, que no deja de ser “nuestra piel interna” donde reside el 80% de nuestro sistema inmune, conectado con el sistema hormonal y nervioso. Por eso, muchas enfermedades autoinmunes se expresan mediante la piel como el lupus, vitíligo, rosácea, psoriasis…y otras pueden ser de origen hormonal como el acné y sequedad de piel (especialmente tras la menopausia)….

Es sensitiva (a través del tacto) y también ejerce la función de procesar, como por ejemplo la toma de sol para sintetizar la vitamina D a través luego del hígado. Pero es sobre todo un órgano excretor y de limpieza a través del sudor y grasa que produce, ambos componentes de nuestro propio manto hidro-lipídico. Recordarte que no es estéril, ni debe! Al igual que nuestra mucosa digestiva, está tapizada de múltiples bacterias amigas y necesarias para su cuidado y mantenimiento, con lo que a la hora de limpiarla y mantenerla feliz, tendremos que también tener en cuenta también su microbiota.

Su buena salud está pues muy vinculada con nuestra dieta e hidratación pero también con el estilo de vida, nivel de estrés oxidativo y calidad del sueño. La buena higiene y cosmética natural serán las que aporten el Equilibrio entre el no intoxicar y desintoxicar. En otras palabras, que no taponen nuestros poros para dejar que la piel cumpla con su función excretora, que respeten su pH sin agredir la piel con tóxicos o con una limpieza excesiva, y que favorezcan la buena convivencia con sus bacterias amigas.

¿Como saber comprar?

Lo primero que quiero que sepáis, es que a la hora de escoger y comprar vuestros productos naturales de belleza, no estáis solos. Existen 3 amigos a los que podéis recurrir siempre que queráis y dudéis de si un producto es afín o no, a vuestra piel y cuerpo:

  • INCI (Nomenclatura internacional de ingredientes de cosméticos), es decir, la lista de los ingredientes que salen en el etiquetado del producto, ordenados de forma decreciente, empezando por el que más cantidad contiene la fórmula.
  • https://www.ewg.org/skindeep/ o su app llamada “healthy living” https://www.ewg.org/apps/ (español e inglés)
  • laveritesurlescosmetiques.com (francés e inglés)

También disponéis de este listado de ingredientes a EVITAR en http://ecoestetica.org/about-us/ donde también encontraréis muy buena información sobre establecimientos seguros donde comprar…

cosmética natural

Hidratación y Nutrición

Son los 2 pilares de la Felicidad de nuestra piel 🙂

La alimentación es la mejor cosmética natural con la que contamos porque actúa desde nuestro interior:

  • agua, agua de coco, caldos de verduras e infusiones (ejemplo: bardana+ cola de caballo + diente de león + pasiflora)
  • grasas de calidad como el aguacate, semillas, frutos secos, aceite de oliva virgen, pescado azul, huevos bio
  • fermentados probióticos como el chucrut, tamari, miso, agua de kéfir o kombucha
  • verduras y frutas antioxidantes, crudas, enteras, batidas, cocidas, etc…

♦ Encontraréis toda la información más detallada sobre su buena nutrición, en este artículo Como alimentar nuestra PielEs importante trabajar la parte emocional también en la dieta, si necesario…

Y como aplicación externa de cosmética natural (si es casera aún mejor), contamos también con:

  • tónicos, savia, hidrolatos y aloe vera para la hidratación
  • aceites, glicerina vegetale, mantecas, plantas y principios activos antioxidantes para la buena nutrición
  • harinas (de avena o arroz), frutas y verduras bio como el pepino, la piña, aguacate, zanahoria, cítricos…
  • arcilla blanca (caolín) o verde bio

Ejemplos de ingredientes buenos para casos concretos de:

  • Acné: aceite hipérico o de jojoba (cera), tónico de hammamelis o de Enebro, aloe vera (astringente), aceite esencial de árbol del té, limón o de tomillo, agua de mar, mascarilla de arcilla verde
  • Psoriasis: aceite esencial de rosa mosqueta y caléndula, aceite de argán y de coco, baños de sol y agua de mar
  • Eccema: aceite de almendra y aceite esencial de zanahoria, hidrolato de manzanilla o lavanda
  • Rosácea: no taninos por dilatación, frito, maíz, macrobiótica, salud digestiva e hígado, omega 3, mg, vitamina D, grupo B
  • Piel atópica: aceite de comino negro (calmante), aceite de almendras , hidrolato de caléndula
  • Antiarrugas: polvo de cacao, aceite de oliva o de aguacate, uva (resveratrol), aceite esencial de incienso o sándalo, aceite de onagra y de rosa mosqueta, tónico de azahar

cosmetica natural

Mis recomendaciones y productos de cosmética natural, vegana y ecológica

Para la cara y cuerpo

  • tónico de rosas de Primavera, tónico especial deDr. Hauschka y elixir purificante de Mamita Botanicals
  • crema facial bioactiva de Dukamara o hidratante de Amapola
  • exfoliante facial de Dr. Hauschka
  • exfoliante corporal de Freshly cosmetics
  • bálsamo O-Balm de KiaOra botanicals
  • aceites vegetales de Primavera o Panarom
  • serum de brócoli de La Bruket
  • mascarilla de Dr. Hauschka o de Dukamara, o arcilla verde de Cattier
  • contorno de ojos roll-on de aceite de ricino “Radiant look ” de Saper
  • crema corporal hidratante y reparadora Asfodelo (recomendada también para para casos de psoriasis) de Herbarium Scala Dei o Manteca de karité de Cattier o de cacao de Lamazuna
  • gel de Aloe vera de Lily of the Desert
  • protector solar de Amapola

Higiene

  • limpieza facial con savias de bambú de Dukamara o de mandarina de Ypsophilia (uso diario)
  • gel facial de Phyto´s (no para uso diario)
  • desodorante* en crema Deocreme de PonyHütchen o de Lamazuna
  • gel de ducha Urtekram o crema de ducha Weleda
  • pasta de dientes de hinojo sin flúor La Casa de la Luna Media
  • picaduras de mosquito: aceite de coco y bálsamo del tigre, o roll-on de citronela plus (Pranarom)
  • quemaduras: aceite Hipérico y pomada de caléndula de Aboca

*Es importante no taponar nuestras axilas, y evitar el uso de anti-transpirantes, que además llevan sales de Aluminio, incluida la piedra de Alumbre (lleva sulfato de aluminio), sustancia sospechosa por su efecto y relación con el cáncer de mama y Alzheimer. Pongamos especial cuidado sobre todo en los días de depilación, momento en que la piel es mucho más receptiva y sensible a todo lo que se le aplique…

No os perdáis el vídeo donde también os enseño 2 de mis secretos de belleza aquí , así como el Directo que hice al respecto 😉

Por una cosmética natural justa, amorosa y coherente con nuestra piel, en la que no se trata de tener muchas cremas, sino de tener las se adaptan a nuestras necesidades reales del momento, estilo de vida, clima y edad.




Cosmética Natural, consejos y cuidados

cosmética natural

 

Cuidarse con Salud y nutrientes respetuosos con nuestro cuerpo y planeta, es pura Felicidad y Placer!

Descubre, en este directo, como hacerlo desde dentro y fuera, con tus aliados 🙂

♥ Suscríbete a mi canal: https://www.youtube.com/channel/UCoameC1Fv7H3FxnI1ZwHx3g

Y sígueme en
♥ Facebook: https://www.facebook.com/marevagilliozdietista
♥ Instagram: https://www.instagram.com/marevagilliozdietista




Cocina Tu Autoestima

cocina tu autoestima

Conversación “Cocina tu Autoestima” en directo con Marta García psicoterapeuta, sobre la relación entre el apego a alimentos, las emociones y la dieta, y como a través del auto-cuidado en la cocina trabajamos y aumentamos también la propia autoestima ❤️

Salud y Felicidad día a día!

♥ Suscríbete a mi canal: https://www.youtube.com/channel/UCoameC1Fv7H3FxnI1ZwHx3g

Y sígueme en
♥ Facebook: https://www.facebook.com/marevagilliozdietista
♥ Instagram: https://www.instagram.com/marevagilliozdietista




Dieta Healthy en Vacaciones

dieta healthy en vacaciones

Conversación “Dieta Healthy en Vacaciones” en directo con Marta Vergés, chef y dietista, sobre como en verano, se suele pensar que es momento para disfrutar verdad? Pues claro!

Pero y si lo hacemos desde el mimo y salud? Una dieta Healthy en vacaciones es posible y compatible, a pesar de que exista cierto “miedo al descontrol” o a llevar una alimentación poco saludable debido a que nos encontramos fuera de casa y por hacer más salidas y vida social, pero NO PANIC, porque cada situación, tiene su solución.
No te pierdas este vídeo donde junto a la preciosa Marta Vergés, hablamos de trucos y respondemos a varias de vuestras dudas 🙂
Happy Summer Therapy bonitos!

♥ Suscríbete a mi canal: https://www.youtube.com/channel/UCoameC1Fv7H3FxnI1ZwHx3g

Y sígueme en
♥ Facebook: https://www.facebook.com/marevagilliozdietista
♥ Instagram: https://www.instagram.com/marevagilliozdietista




Viaje a Filipinas, vuelta a los orígenes

white beach port barton

Que ganas tenía de poder plasmar y compartir mi viaje a Filipinas ♥ sobre todo tanto a nivel nutricional,  físico como emocionalmente! De hecho es mi primer post sobre uno de mis viajes, y como varios de vosotros me lo habéis pedido, yo feliz de hacerlo!!

Porque vivimos en un planeta hermoso, grandioso y que sin duda, vale la pena descubrirlo y saborearlo. Yo me declaro fan de una de las mejores escuelas de la vida, EL VIAJAR. Sea lejos o cerca, no importa, pero viajar, nos abre nuestro campo mental y emocional, y nos hace salir de nuestra zona confort, y de nuestro limitado y repetitivo punto de vista, y eso, no tiene precio!

Representa una manera de poder re-calibrar nuestras creencias, apegos y llenarnos de experiencias y múltiples sabores imborrables, con los que además poder crear una nueva y mejor versión de nosotros mismos, renacer a cada vez. En definitiva, darse la oportunidad de crecer, aprender y conocerse más…

Y Filipinas ofrece todo esto, y mucho más! Me acompañáis? Allá vamos 🙂

Ruta de 21 días en Diciembre-Enero (es lo mínimo que recomiendo, hay muchos días que vas a perder por desplazamiento, y es cuando menos lluvias -se supone- vas a ver…)
Días 1 y 2

Salida de Barcelona y llegada a Manila de noche…Hidrátate bien en el avión, bebe agua y llévate algo de comer (alguna fruta por ejemplo y chips de kale)- pregunta a tu aerolínea qué tipo de comida puedes subir al avión de todas formas por si acaso…

Día 3

Visitamos Manila, su capital en la que se llega tras más de 20 horas de viaje, donde empiezas a sentir ya esa calor, humedad, y el tráfico tan característico de las capitales asiáticas…

manila en filipinas

Hello my friend ordered generic revia from following website https://lowelllandtrust.org/revia-naltrexone/ they have many generic available for xifaxan 550mg.

Para mi grata sorpresa, descubrí un delicioso restaurante mejicano llamado El chupacabra al ladito de mi hotel en la zona de Makati, con una pequeña terraza e ingredientes de calidad. Y estaréis pensando, un mejicano en Manila? Pues si, aquí se encuentran de las mejores ofertas culinarias mejicanas del mundo dado que durante la colonización española, Filipinas dependía tanto política como económicamente de la Ciudad de México.

chupacabra manila

A visitar, en un solo día (es lo que teníamos previsto) está la zona de Intramuros, el barrio antiguo de Manila, la iglesia de Sant Agustín y una representación de una preciosa casa colonial llamada “Casa Manila” en la que, además de su belleza, vi como peculiaridad que los w.c. en ésa época eran dobles porque se solía pasar ratos largos de charla y hasta de juego (algunos llevaban tableros de ajedrez!) mientras se iba de vientre! Ya sabéis la importancia que le doy a una buena salud intestinal, pero tal vez hayan mejores momentos que compartir entre todos! jeje!

 casa colonial manilabaño-colonial-filipinas

También recorrimos parte de Binondo (chinatown), se trata del barrio chino en los que abundan teterías y un mercado al aire libre repletos de verduras, frutas y textil, pero poco más, con lo que si no hay tiempo, no pasa nada si no se llega a ver.

Una de las peculiaridades de Filipinas son sus triciclos. Para mí, una experiencia única con la que recorrer algún barrio si uno está cansado o si llueve, algo probable 🙂

triciclo

Días 4-6

Desde Manila, nuestra primera isla fue rumbo a Corón en avión (hay más de 7000 islas, difícil verlas todas, os aviso!). Si sóis de snorkel y buceo, esta isla es parada obligatoria. Que corales, cuantos colores, que formas, cuantos peces, que maravilla! De los más bonitos que he visto, y eso que he estado en Tailandia, Vietnam, Bali, Gili islands, Tahití, Méjico, Brasil, y como estos, nada.

coron

Lo que se hace habitualmente al llegar, es un tour en moto para explorar la isla. Lo que no preveíamos era la pedazo de tormenta tropical  que nos iba a caer encima y acabar como sacados de una ducha, totalmente empapados, y mi pareja sin móvil (totalmente inundado), cosa que identifiqué como una señal y bendición! Nos preparamos una buena taza de té de jengibre bio que traía en la maleta (entre otros- ver el kit más abajo), y resucitamos! Algo que recomiendo que forme parte de vuestra maleta, además de té verde bio y otras infusiones (no pesan nada además!) Además de un buen chubasquero, y funda de plástico para móvil o tabletas, claro está 😉

Al día siguiente, el otro tour fue en barco ( se puede hacer con mas gente o por poco más, privado) en los que se recorren diferentes zonas de corales, y lagunas, a destacar las Twin Lagoon, un paisaje de ensueño, aún virgen y en el que se siente el poder de la naturaleza. Unas rocas altas tan imponentes cubiertas de vegetación, que casi las puedes escuchar hablar mientras tú te sientes tan pequeña, a la vez que bendecida de estar nadando entre sus aguas, una experiencia diría incluso espiritual en la que se nutre de manera directa el alma, hay magia, eso está claro.

twin lagoons coron

Y eso no es todo, por la mañana vas al mercado a comprar lo que deseas que te preparen en el barco! Eso sí es Felicidad absoluta! Más fresco, no se puede!!

Ese mercado fue toda una experiencia, algo más que recomendable por su espectáculo de colores, olores, variedad de alimentos, abundancia de verduras y frutas, y mucho más! Fue allí donde descubrí las “judías” Okra, la flor del platanero, y el Ube que solo por su color violáceo, te atrapa, y sabor, enamora. No te pierdas la receta que preparé de Ube porridge y de Mermelada de Ube y Boniato para que podáis saborear vosotros también, un poquito de estas tierras.

market coron

Días 7-11

Seguimos la ruta en barco, dirección a El Nido, en Palawan, para mí un must en este viaje! Su archipiélago de Bacuit es simplemente es-pec-ta-cu-lar. Sus rocas kársticas que surgen del agua verde y cristalina, palmeras y diversos tours (especialmente el A y B) en barco para explorar este paraíso, lo convierten en el spot más famoso del país. Que no te confunda la “fealdad” del pueblo al llegar, la belleza de Filipinas está en su naturaleza, tenlo claro. Y diría, también en su gente!

el nido

Una tierra de contrastes en los que vuelves a los orígenes y en los que aprendes a convivir a su ritmo, sin electricidad en muchas ocasiones, ni agua caliente o wifi (preguntad siempre en los hoteles si es importante), y en los que la Naturaleza es la que manda. Vivimos en El Nido un tifón, sol, lluvia, viento, un poco de todo la verdad ( y eso que fuimos en época seca, pero existe el cambio climático, y sí, es real), y de allí que no puedas planear nada con demasiada antelación…Este es un viaje en el que se practica el Aquí y Ahora, y el mañana, pues sobre la marcha! Nada que ver con nuestro ritmos occidentales, verdad? Pues eso me resultó ultra-terapéutico!

el nido

Además también tienes la oportunidad de vivir la real slow life, pero slow de verdad, jeje! Como por ejemplo, mentalízate que puedes llegar a esperarte unos 45 minutos para un desayuno (no siempre, pero yo prefiero avisarte), y a mí eso, me encantó! Sabes por qué? Con lo impaciente que yo llego a ser a veces, allí entré 100% en el papel, decidí adaptarme y vivir con lo que había, y eso te da más libertad, y la ocasión para cuando esperas, de practicar 100% mindfulness. Observar el paisaje que te rodea, en como se mueven las hojas de las palmeras,  su sonido, en como se mueven sus sombras en la arena, en como el mar acaricia la orilla con su va y ven de las olas, en como los gallos van hablándose entre sí, en como está tu mente, tu cuerpo y qué sensación de hambre real tienes? Y cuando llega entonces “por fin” el desayuno, lo valoras el doble y lo ves tan hermoso! Lo observas, hueles y saboreas al 100%!!

ensalada-filipinas

Yo además lo que hacía, era comprar fruta y verdura en el pueblo y pedir que se me preparara para el desayuno del día siguiente. También me permitía descubrir plantas y flores espectaculares como ésta!

flor filipinas

Y es que en hoteles o restaurantes turísticos, lo del mercado que yo llegué a ver, no está reflejado en las cartas de los menús. La dieta Filipina es muy rica en vegetales, sin embargo en las cartas hay abundancia de pollo, cerdo y pescado, además de arroz y algo de verduras crudas o hervidas. Lo crudo debe ser lavado siempre con agua mineral, al igual que el cepillado de dientes y los cubitos de hielo (a preguntar antes de pedir) . Pero recomiendo el ir a comprar parte de vuestra comida (frutas y frutos secos por ejemplo, están exquisitos, sobre todo los mangos, mangostan, plátanos, piñas, guyabano y anacardos, y llevarlos a la playa en plan picnic o pedir al hotel que os los limpien y preparen por ejemplo.

mango filipinas

Ah! Y el gluten, os lo vais a encontrar casi siempre…Pero es importante también adaptarse a lo que hay, sin culpa por favor! No podemos exigirnos como turistas, el mismo rigor en un sitio poco preparado, que cuando estamos en casa o ciudades con más opciones, es de lógica. Así que os pido calma, flexibilidad y adaptación como algo excepcional, y en caso de tener que ser más estrictos por patología u alergia, entonces llevarse cosas en la maleta como un pan tipo crackers y galletas sin gluten, y pan dextrinado, ideal en casos de diarreas también. Porque si, hay abundancia de pan, cereales y bollos con gluten y refinados, y a parte del arroz, puede ser difícil encontrar un sandwich, pasta o pizza sin gluten e integral…

Días 12-14

white beach

Dicho esto, continuamos camino al sur hacia Port Barton, una mini versión de El Nido y para mí, de lo mejorcito por su buen ambiente, y la maravillosa White beach, a la que puedes acceder en barco y pasar el día simplemente tú, tu toalla, crema solar (respetuosa con el medio marino y coral) y libro (hay un restaurante donde comer).

Es una parada en los que coinciden muchos españoles, incluso que viven allí parte del año como Susana, que ama esta tierra y lleva dos sitios en los que se come de fábula, un italiano llamado Gorgonzola, y otro donde desayunar sano y rico en el bar del resort Deep Moontrabaja con ingredientes frescos y 100% de calidad, muy recomendable!

guacamole-port-barton

 

Como actividad, se suele hacer un tour en barco para nadar y ver las tortugas (sin tocarlas por favor!), comer un buen pescado a la parrilla en una isla perdida en su mini archipiélago, y hacer un snorkel de ensueño donde descubrir más formas de coral, más colores y más belleza submarina, entre ellas, estrellas de mar enormes! A la noche, es recomendable pasear por la playa y dejarse llevar por el olfato y oferta de pescados y alimentos frescos.

Días 15-18

De Palawan fuimos más al este, a Bohol, para ir al encuentro de los Tarseros (visitarlos en la Reserva de Tarseros  en Corella, en un entorno silvestre y respetuoso para estos animalitos), de las colinas de Chocolate (a visitar en moto para deleitarse del paisaje de los arrozales en el camino) , Man Made Forest (donde contemplar los árboles Mahogany) y Loboc, donde dormimos para poder hacer un tour nocturno  en barco por el río, para ver un auténtico espectáculo de luces, en los que las luciérnagas salen a alimentarse creando así como una nube de pequeños destellos, un momento mágico la verdad.

chocolate hills

También recomiendo comer o tomar algo en Nuts Huts aunque aviso, el camino es algo engorroso y hay muchas escaleras, pero la recompensa de sus preciosas vistas lo merecen! De hecho, no muy lejos de allí, el  Loboc Eco Adventure Park  ofrece la posibilidad de tirarse en tirolina en pareja, para literalmente volar a 120 metros de altura con unas vistas únicas, y a pesar de mi miedo y vértigo, decidí soltar todo ello y confiar. Y hasta se me hizo corto! Una experiencia emocional positiva de más que me llevé a la mochila.

tirolina

Más al sur, un lugar altamente recomendable para dormir, comer y comprar recuerdos es esta granja ecológica llamada Bohol bee farm , donde todo está exquisito! Disfruté tanto, que quise comer allí varias veces, una delicia de sitio y de productos. A 7 km de allí, desde la playa de Alona, se pueden hacer varios tours de submarinismo o esnórquel en el que se va a una isla vecina llamada Balicasag para ver varias tortugas gigantes, para luego parar a comer en un trocito de arena llamado the Virgin island, en el que varios pescadores tienen puestos en los que ofrecen coco fresco, langosta, erizos y pepinos de mar (que probé y me encantaron!), algo auténtico y realmente único.

pepino-de-mar

plato de pepino de mar

estrella de mar

A pesar de la lluvia, nada podía quitarme la sonrisa de mi cara, estar en medio de la nada contemplando tanta belleza y en compañía de gente tan risueña y amable, como no sentirse bien?

Debo decir que es un gusto ver como los filipinos se ayudan entre sí, forman una verdadera comunidad, de apoyo y ayuda, del saber compartir. Parece que todos se conozcan, estés en medio de la carretera o de un pueblo, se saludan, ríen y esa es sin duda, una de sus mayores fuerzas.

mango-piña

Día 19-21

Y para culminar el viaje, rumbo a la isla de Malapascua! Aviso, llevad bambas para subir al barco-bangka que os lleva allí desde el pueblo Maya porque no existe muelle alguno, son solo rocas afiladas en las que tienes que caminar y llevar encima tu equipaje, y si llueve, llévate unas chanclas para poder caminar dentro del agua 😉 Tanto la ida como la vuelta fueron de película, me sentí más viva que nunca (más que en la tirolina), con eso lo digo todo, jeje!Es lo que tiene estar en sitios poco turísticos, menos confort pero más aventuras!

kallangaman

Una vez llegados, la isla respira tranquilidad, buen ambiente y calma. Se suele hacer un tour en moto en los que podéis adentraros en las aldeas de los pescadores, en los que jamás había visto tanto gallos juntos por m2 y hasta plantas decoradas con cáscaras de huevos! Pero lo mejor de todo es ir a 2 horas en barco a la isla de Calangaman, de los más espectacular que he visto nunca. Sus aguas turquesas, su forma, su arena blanca y fina, sus palmeras, todo sacado de una postal. A cada paso, un cuadro.

Callangaman

Despedirse de Filipinas con esta maravilla de paisaje, hace que los días de mal tiempo (9 en total), de las distancias kilométricas (6 días en total solo para desplazamientos), pobreza y suciedad que llegué a ver lamentablemente por falta de toma de conciencia, formen una pequeña parte del enorme encanto de este país.

Filipinas, un país que recomiendo visitar para todo aquel que desee reconciliarse con las cosas que si importan.

Consejos para tu Kit de viaje:

  • llevar un tupper de snacks de frutas, barritas y kale chips, y de algún plato casero (socorro las opciones que hay en el avión, tanto veganas como omnívoras, es eso comida?)-preguntar antes a la aerolínea lo que podéis subir al avión-. Y alguna onza de chocolate negro por si te apetece algo dulce en el avión. No te olvides de beber mucha agua (aunque debas levantarte varias veces al baño, al menos te hidratas!) y de hidratar tu piel con tu crema de día, o ungüento natural y bio, por ejemplo. Mucosas y tejidos felices al llegar a su destino!
  • infusiones y té verde o rooibos en sobres, productos sin gluten (galletas, biscotes) y pan dextrinado (ideal para casos de diarrea), más barritas y fruta deshidratada sin azúcar. No pesan y siempre vienen bien!
  • hierba de trigo o algún superfood verde para poder hacerte tu zumo verde matutino con necesidad de solo añadirle agua (de coco), y limón por ejemplo.
  • un polar y pañuelo ancho por protegerte de los aires acondicionados de los taxis y aeropuertos (son auténticas neveras) además del chubasquero!
  • cápsulas de Umebol, para favorecer la digestión y evitar la acidificación y fatiga, a disolver bajo la lengua tras las comidas- en dietéticas-.
  • Tabletas Aurogra, para que la ereccion No te decepcione, pedi en el sitio
    http://buymdonline.com/aurogra/, recomiendo comprar de ellos.
  • Que no falte un suplemento de pre y probióticos, en caso de sufrir de estreñimiento como de diarrea del viajero -bajo supervisión profesional-.
  • fundas protectoras de móvil, tabletas y una bolsa de playa tipo Drybag (también las encontrarás allí, y más baratas)
  • bambas y chanclas
  • producto antimosquitos y el bálsamo del tigre para picaduras o dolores musculares
  • cremas solares bio (que respeten el coral también) y aloe vera puro como aftersun.
  • aceite del árbol del té como desinfectante natural de uso tópico.
  • camiseta de neopreno o de protección solar (hay medusas), y ropa que se seque fácilmente
  • tapones para los oídos y poder dormir en caso de múltiple concierto de gallos (yo me acostumbré)
  • para chequear el tiempo (tifones y demás): pagasa  , cyclocane y passageweather

Viaja, viaja con el corazón, con la mente y con todos tus sentidos, sea cerca o lejos, o en tu propia ciudad o pueblo, redescubre tu entorno y disfruta de el, el forma parte de tu hogar y bienestar! Observa lo afortunado/a que eres, todo lo que te ofrece este planeta del que dependes totalmente de el. Cuídalo para que el pueda cuidar de ti!

Es una de las más bonitas relaciones “amorosas” que te va acompañar siempre, y recuerda, somos lo que llevamos dentro y lo que nos rodea fuera, eres la suma de los dos!♥

Espero haberte animado a viajar y seguir disfrutando de la Happy Food Therapy, tal y como te mereces! 🙂




Menús Ecológicos para llevar

menús ecológicos para llevar

Para retomar con ganas y fuerza nuestras obligaciones, trabajo o estudios, se impone un buena alimentación. Una manera de hacerlo, es aportándonos placer con salud día a día en nuestros platos, prolongando al máximo esa sensación de reparación estival. Para ello, una apuesta segura es optar por menús ecológicos para llevar fuera de casa.

Los tuppers o tarros de vidrio, son una excelente alternativa a comer en ciertos restaurantes o bares, en los que no siempre podemos controlar la calidad ni cantidad de ciertos elementos como son los procesados, las grasas, la sal y azúcares, tan influyentes en nuestro equilibrio alimentario …Por no hablar del ahorro que supone y de la posibilidad de incluso invertirlo en sumar salud y bienestar! Y es que es bien sabido que como en casa, no hay nada equiparable, sobre todo si optamos por una alimentación ecológica, limpia y libre de pesticidas y aditivos químicos. Pero no solo eso, también lo ecológico es sinónimo de mayor aporte de vitaminas y minerales por alimento, por lo tanto de mejor nutrición y menor riesgo de padecer déficits nutricionales. Dado que nuestra alimentación puede ser nuestra medicina o veneno, vale la pena en el día a día escoger con cariño y mimo lo que vamos a aportar en nuestro menú semanal…

Se trata de una magnífica oportunidad para organizar, explorar y preparar unos auténticos manjares saludables como parte de nuestros menús ecológicos para llevar , para empezar el año nuevo “escolar” con buen pie! Para ello, tendremos que tener en cuenta varios puntos esenciales…

1- Que el tupper o tarro sea siempre de vidrio o libre de BPA, evitando así que migren los tóxicos característicos del plástico a nuestra comida, sobre todo si en el plato se encuentra algún cítrico o si se va a recalentar la comida en el mismo tupper.

2- Que siempre se tenga en cuenta el placer en la comida. Se trata de crear un hábito de vida, y comer sin disfrutar, es insostenible a largo plazo. Para ello las salsas o aliños caseros son grandes aliados, hechos a base de un buen aceite con limón o vinagre de calidad, junto con especias o hierbas aromáticas que además poseen propiedades digestivas, antiinflamatorias, antioxidantes y que elevan nuestro nivel de felicidad! Todo un mundo a descubrir…

3- Que no falte el vegetal! Para que un menú sea de verdad equilibrado, la base debe estar constituida de verduras, tanto de hoja como de raíz, así como de frutas. Lo ideal sería que las verduras formaran, en cada comida, más de la mitad del plato, y una parte de ello en crudo, siempre y cuando se digiera bien, aumentada en verano y disminuida en invierno. Así nos aseguramos el aporte de toda su energía vital. Además, el vegetal crudo aporta enzimas digestivas que nos ayudan y favorecen una buena digestión y asimilación del resto de los componentes de nuestro plato. La fruta en cambio, es preferible comerla al principio o fuera de las comidas salvo la manzana, pera, frutos rojos, papaya y piña que son digestivas y pueden formar parte de una ensalada, plato combinado o postre.

4- Privilegiar los alimentos de temporada es algo de sentido común aunque no es lo que reflejan la mayor parte de los supermercados, mercados y por lo tanto como consecuencia, nuestros menús. Es una manera de garantizar un buen aporte de nutrientes dado que el alimento se encuentra en su punto álgido y además a menor precio, respetando así el ritmo de nuestra madre tierra…

5- Y por último, dado nuestros ritmos de vida tan antinaturales y con tan poco tiempo para cocinar, es clave cocinar sencillo y una vez para varios días. Escoger un día a la semana, domingo por ejemplo, y usar los 4 fogones para las cocciones de verduras, granos integrales y legumbres, además de preparar en crudo, batido, licuado u horneado, la fruta y verduras.

menús ecológicos para llevar 2

Para ponértelo fácil, nada como una despensa sana y rica en nutrientes! En ella, que no falten estos alimentos estrella:

  • aguacate, frutos secos y semillas molidas
  • tahin o alguna crema de frutos secos
  • aceite de oliva de primera presión en frío
  • verduras de hoja verde y de raíz, frescas y en vidrio
  • tubérculos
  • hierbas aromáticas frescas y secas
  • pan integral sin gluten
  • granos integrales secos y pre-cocidos
  • pasta de legumbres, de arroz y trigo sarraceno
  • copos de avena y de trigo sarraceno
  • legumbres secas y en vidrio
  • caldos vegetales
  • bebidas y natas vegetales
  • especias básicas: cúrcuma, cayena, canela, vainilla, jengibre, ajo, cebolla, mostaza en polvo, pimienta negra y sal sin refinar
  • fruta fresca, liofilizada, deshidratada y en compota
  • coco en todas sus modalidades (aceite, agua, yogur)
  • encurtidos y fermentados sin pasteurizar
  • cacao y algarroba
  • levadura nutricional (similar al queso parmesano)
  • algas
  • chips de verduras
  • patés vegetales

Ideas de platos

  • Cremas de verduras, frías o calientes, con mayor poder saciante si les añadimos copos de avena, almendras, semillas, aguacate o/y legumbres
  • Ensaladas completas con más del 70% del plato de verduras de hoja y de raíz, junto con legumbres, tubérculos o granos integrales cocidos y enfriados, con algas y semillas
  • Rollitos de col con verduras, chucrut y legumbres o granos integrales
  • Espaguetis de calabacín con tofu, verduras ralladas y levadura nutricional
  • Hamburguesas de legumbres o grano integral con verduras y algas
  • Cuscus de coliflor con tomate, champiñones y olivada
  • Raviolis de remolacha rellenos de paté vegetal
  • Timbal de patata y champiñones

Ideas de snacks

  • palomitas bio saladas o dulces
  • granola con fruta, frutos secos y virutas de cacao
  • tostada con tahin y arándanos
  • tostada con tomate, queso vegano para untar y rúcula
  • rebanadas de pan de plátano
  • helado de fruta congelada y batida
  • zumo o batido verde
  • perlas de tapioca con chocolate
  • pudin de chía con fruta, coco rallado y canela en polvo
  • compota de manzana con yogur de coco, vainilla y semillas de cáñamo
  • palitos de pepino, zanahoria, tomates cherry o rabanitos con hummus
  • copos sin gluten con bebida vegetal, tahin y fruta
  • bolas energéticas de cacao
  • chips de verdura con olivada
  • macedonia de frutas con vainilla

Una manera deliciosa de comer limpio y bonito, asegurándonos a cada época del año el aporte nutricional vital que necesitamos, con colorido y variedad, tal y como a nuestro templo le gusta.

Comida fast good es posible, y si son menús ecológicos para llevar hechos en casa, aún mejor!

Artículo elaborado para Bioecoactual, Septiembre 2017

Para leerlo en catalán, haz click aquí




Aditivos Alimentarios a la lupa

Un aditivo alimentario corresponde a una sustancia añadida al alimento, con el objetivo de modificar las características organolépticas (textura, sabor, aspecto) o para facilitar su proceso de elaboración o conservación. No todas las sustancias añadidas a los alimentos son consideradas como aditivos en sí como los aromas por ejemplo; los edulcorantes por otro lado son un tipo de aditivo particular puesto que su función es la sustituir el azúcar.

Su presencia en las etiquetas puede ser mencionada  por la letra E seguida de un número-código que determinará su categoría o también por su propio nombre sin código alguno.

Las diferentes categorías se dividen en:

  • Colorantes: E-100 a E-180
  • Conservantes: E-200 a E-297
  • Antioxidantes: E-300 a E-321
  • Acidificantes: E-325 a E-385
  • Estabilizantes, gelificantes, espesantes: E-400 a E-495
  • Diversos usos: E-500 a E-585
  • Potenciadores del sabor: E-620 a E-650
  • Agentes de recubrimiento: E- 900 a E-914
  • Edulcorantes: E-950 a E-967

No todos los aditivos deben considerarse de la misma manera, gran parte de su inocuidad dependerá de la dosis y de su naturaleza química.

Existe lo que llamamos una “dosis diaria admisible” (IDA) definida por las autoridades lo que debería transmitir al consumidor tranquilidad, pero también da a entender, que si existe un límite de su consumo es porque existe un riesgo de toxicidad…De hecho, jamás se nos ocurriría definir una dosis de consumo limitada en productos naturales como el albaricoque o la manzana (siempre y cuando no hayan sido fumigadas por pesticidas!).

Además, a pesar de que exista el IDA, sigue habiendo en la práctica, la posibilidad de que se exceda el consumo de ciertos alimentos como son las golosinas (conteniendo múltiples colorantes) por los niños, las patatas fritas (colorantes, potenciadores de sabor) tanto por niños como por adultos, incluso una baguette corriente puede contener hasta más de 10 aditivos!

Hoy en día se observa en la población que hay poca variedad en la dieta y un consumo repetido de un mismo producto como por ejemplo, cada día la toma de gaseosas, productos a menudo de la misma marca, las mismas galletas, o platos preparados…Puede que uno de los motivos sea la parte económica pero también se puede tratar de cierta dependencia a ciertos sabores -los aromas- y a ciertos colores y texturas. Detrás de estos aditivos existe una auténtica adicción, un valor muy rebuscado por las industrias alimentarias, lo que se denomina como “fidelización”.

Durante años, las autoridades han permitido el uso del sulfato de cobre para tratar la fruta y verduras, el óxido de hierro para colorear el chocolate, hasta que se percibieron sus efectos dañinos cuando ya era demasiado tarde…

Por lo tanto, tendremos en cuenta ciertos aditivos sospechosos:

  • Colorantes: amaranto E-123, cantaxantina E-161g, eritrosina E-127 y tartracina E-102.
  • Conservantes y antioxidantes: sulfitos E-220 a E-228, nitratos y nitritos E-249 a E-252, benzeno (BHA) E-320 y (BHT) E-321 y galatos E-310 a E-312.
  • Estabilizantes: goma guar E-412, goma arábiga E-414 y los carragenanos E-407.
  • Potenciador del sabor: glutamato monosódico E-621.
  • Edulcorantes: aspartame E-951, la sacarina E- 954 y el acesulfamo K E-950.

Efectos

Los aditivos pueden ser causa del origen de alergias, eccemas, urticaria, asma, edemas, problemas digestivos, náuseas, dolores de cabeza, sensación de malestar hasta incluso cánceres, inmunodeficiencias, esterilidad, fallos renales y hepáticos, daños cerebrales (Alzheimer) e hiperactividad. Esta vulnerabilidad a los aditivos es variable de una persona a otra, dependiendo de la edad, del consumo y del factor genético.

Soluciones

  • Consumir preferiblemente productos biológicos.
  • No tomar alimentos que contengan más de 3 aditivos por alimento. Leer bien las etiquetas antes de comprar.
  • Excluir: los colorantes para los niños, salvo los biológicos (E-153, E-160b, E-170, E-172), y los edulcorantes en general, antioxidantes E-310 a E-312 y el BHA y BHT a lactantes y niños menores de 3 años como mínimo.
  • Excluir a personas que padecen fenilcetonúria, todo alimento que contenga aspartame E-951.
  • Excluir a personas alérgicas a la aspirina todo tipo de alimentos que contengan colorantes como la tartracina E-102, el amarillo anaranjado E-110, la azorrubina E-122, el amaranto E-123 y el rojo cochinilla E-124; también los conservantes ácido benzoico y benzoatos E-210 a E-213.



Dieta crudívora, cuando lo crudo se “crucina”

Efectivamente, cuando hablo con varios de mis pacientes, amigos y conocidos, sigo viendo que existe cierta confusión en relación a la dieta Raw o lo que es lo mismo, la dieta crudívora.

Y si, es cierto que está de moda, pero dejando al margen su actual popularidad, lo que si me parece interesante es entender exactamente de qué trata este tipo de alimentación, y desmitificar las ideas preconcebidas y aclarar ciertos puntos vitales de cara a nuestra salud.

Lo primero deciros que la alimentación cruda existe desde hace siglos, con lo que el término “ novedad” no viene a ser el más acertado. Si observamos nuestro alrededor y diversas culturas, lo podremos ver…

Desde comernos una ensalada, hasta un batido  o zumo de frutas, a incluso un steak tartare, eso, es crudo. En Francia, un plato tradicional es el chucrut, también llamado “sauercraft” en Alemania, que es ni más ni menos que col fermentada cruda, así como en Korea, tienen el kimchi. En Tahiti, polinesia francesa, uno de los platos tradicionales es el “poisson cru” que es pescado crudo marinado, al igual que en latinoamérica y especialmente Perú, el ceviche. En Italia, son famosos los carpaccios de ternera y en Suiza, antes de comer la típica raclette, siempre se toman unos pickles de aperitivo que no dejan de ser verduras encurtidas.

Como ves, en muchos países existe tradición de platos crudos, y todos ellos como punto común es que están “crucinados”. Me explico, dentro de una dieta cruda, existen matices en el que se puede tomar un alimento sacado de la huerta  tal cual sin aplicarle ningún método culinario, a también batirlo, licuarlo, fermentarlo, prensarlo, activarlo, germinarlo, marinarlo, deshidratarlo e incluso calentarlo siempre y cuando no se superen los 4o grados.

Como ves, la cosa cambia…

Olvídate de esa idea preconcebida de estar comiendo piezas de fruta entera y ensaladas refrescantes día y noche, echa un vistazo incluso a mis cremas de verduras y recetas raw aquí.

Cuando por ejemplo se habla de alimentos fermentados, estamos hablando de alimentos con función probiótica, es decir, que ayudan a repoblar nuestra flora intestinal, aumentar nuestras defensas y mejorar nuestro estado anímico, entre otros, todo un 3 en 1! Y por todo ello, deberían ser incorporados de manera regular en cualquier dieta, sea la que sea ( a excepción de casos concretos como alguna patología inflamatoria intestinal como candidiasis u otras, que en tal caso, habría que valorar)…

Un alimento “crudo” conserva todas sus vitaminas, minerales y virtudes enzimáticas, una manera maravillosa de estar aprovechando bien todos los nutrientes y su potencial energético para nuestro propio beneficio.

Y es que la cruda verdad es que en los tiempos que corren, el nivel de desgaste energético es alto, junto con el  estrés y los ritmos tan antinaturales que llevamos, nuestro organismo necesita un aporte de calidad extra de estos nutrientes, auténticos tesoros para nuestra salud y bienestar, y diría sobre todo, felicidad!

Así que anímate a probar, indagar, adoptar e incluir ciertos platos RAW en tu alimentación, y observa cómo te sientan, si tu energía vital aumenta, si tu piel está más radiante y lisa, tu cuerpo deshinchado y si te vas encontrando cada vez mejor ♥

¡Y no por ello debes comer 100% todo crudo o nada! Esto es una invitación, una sugerencia, una ventana abierta a que pruebes para luego poder juzgar. Porque en la alimentación de hoy en día, la que conocemos y encontramos con tanta facilidad en los supermercados, rica en aditivos, pesticidas, platos elaborados y procesados, es posible que te sean muy familiares, pero no por ello, representan lo que solían simbolizar un tiempo atrás…

Otro punto importante que me gustaría que tuvieras presente, es que cada cuerpo es un mundo único, y que debemos siempre estar en la auto-observación y reconocer lo que sí nos conviene y lo que no, independientemente de si es conocido a nivel mundial como saludable.

Piensa que con el simple hecho de que vayas incluyendo algo “crudo” en tu día a día, y que notes que lo toleras bien, ya es un gran paso y mejora en tu salud nutricional. Y si quieres aumentarlo, hazlo siempre gradualmente….

De hecho sabías que si empiezas la comida con algo crudo, mejoras la digestión de tu plato principal? Ya tienes por donde empezar 🙂

Y como conclusión me gustaría que te quedaras con este mensaje: lo crudo conserva mejor sus propiedades, mejora tu salud inmunitaria e intestinal, forma parte de una dieta limpia pero sobre todo, también se “crucina”.

Cuando cocines ¡También crucina!




Menos saber y más SER

Equilibrio, esa es la cuestión.

Vivimos en una época en la que la información tiene un papel principal en nuestras vidas, y con internet ha ido claramente en aumento. Y es cierto que para poder tomar decisiones es primordial ante todo saber e informarse todo lo que uno pueda, no me malinterpretéis, soy la primera en siempre recomendaros buscar fuentes e información de calidad sea en el campo nutricional como en cualquier otro pero cuidado… Porque al final lo que veo que sucede año tras año es que se sabe mucho, a veces hasta “mucho de nada”, pero lo que es más preocupante, es que se practica poco lo mucho que se sabe…

De hecho se premia demasiado en nuestra sociedad el conocimiento, el “cuanto sabe” uno u otro.

¿Y para qué, de qué me sirve saber un montón si es para luego no llevarlo a la práctica? Todo lo leído y aprendido se queda entonces en el intelecto mientras se adormece mi cuerpo físico y emocional. Y eso no es equilibrio, es al final, una “sobredosificación mental” y un “déficit experimental”.

¿A caso no es la experiencia, el vivir el proceso de algo que nos sirve de aprendizaje en la vida?

Pensamos estar en una sociedad ultra sofisticada con todo lo que sabemos, cuantos más datos mejor, y cuantas más fuentes mejor aún! ¿Pero a qué coste? Si un día sigue teniendo 24 horas, las mismas que hace 20, 50 y 100 años, como queda repartido el tiempo de aprendizaje teórico que absorbemos a través de la prensa, los libros, los cursos, la televisión, internet , junto con el aprendizaje práctico?

¿En qué porcentaje queda la experiencia? Posiblemente en un 20-30% frente a un 70-80% de teoría, esa es la realidad… Y al final para qué?

El objetivo, el fin de saber más es para que la práctica sea aún mejor, porque es de la práctica que surgen los cambios, las transformaciones. Si la información es poderosa, pasar a la acción lo es aún más.

Y si queremos cambiar de hábitos de vida, mejorar nuestra alimentación, cuidarnos desde dentro hacia fuera para vivir una vida más plena, equilibrada y saludable, habrá que aumentar ese porcentaje de práctica en nuestros día a día, no crees?

Así que coge la agenda y hazte un planning semanal en el que la parte de práctica figure de manera equilibrada frente al resto porque va a darte mejores resultados y serás más feliz tal vez sabiendo menos, pero haciendo, practicando más. Vivir el cambio, es lo que te beneficia, es lo que hace que mejore tu calidad de vida, tu bienestar, tu felicidad.

Prioriza, sé realista con tus objetivos y verás como el cambio llega antes, y además, con más ganas, más placer, de manera más orgánica y menos forzada.

Menos contaminación mental es sinónimo de más energía disponible para Hacer y en definitiva, para SER.

Así que adelante, cultivemos más el SER y practiquemos juntos la Happy Food Therapy 🙂